En la Categoría | Actualidad

La inmigración en la escuela: al asalto de las aulas

La inmigración en la escuela: al asalto de las aulas

Identitaria.- El primer balance que puede realizarse y lo que vamos a intentar hacer en las páginas que siguen es demostrar que la inmigración ha sido uno de los factores que han contribuido a aumentar la crisis de la enseñanza, no el único pero sí el factor exógeno que más impacto ha tenido. Nadie puede pensar que la inyección de un porcentaje altísimo de nuevos alumnos, muchos de los cuales ni siquiera dominan el castellano y llegados de horizontes muy distintos que atribuyen distinto interés a la educación, puede realizarse sin pagar un alto coste.

Nadie había previsto en 1996 la llegada masiva de inmigrantes en el país y la forma en la que repercutiría en todos los servicios (sanidad, consumo de energía, accidentes laborales y de tránsito, prisiones, delincuencia y, por supuesto, educación). Además de la irresponsabilidad que supuso el establecer un modelo económico en el que la inmigración fuera uno de los cuatro pilares (siendo el resto el ladrillo, los salarios bajos y el acceso fácil al crédito), hay que añadir la absoluta imprevisión de cómo ese flujo podía alterar a la sociedad española. Quienes orientaron el flujo de inmigrantes, ni siquiera se preocuparon sobre cómo podía afectar a la marcha de la sociedad. Seguramente porque ni siquiera les importaba nada que estuviera más allá de las “cifras macroeconómicas”…
Esta es la crónica de cómo se destruyó un poco más al sistema educativo.

Dificultades de rendimiento académico

Los sociólogos han intentado establecer porqué los inmigrantes tienen un rendimiento escolar más bajo que los autóctonos, pero las conclusiones a las que han llegado no resuelven lo esencial del problema: si tienen un rendimiento más bajo, ¿qué puede hacerse para que lo igualen al resto de alumnos?

En 2011, la American Sociological Association realizó un estudio en más de 13 países occidentales sobre una muestra de 7.000 adolescentes inmigrantes, procedentes de 35 países distintos. Se trataba de establecer si los jóvenes inmigrantes se ven afectados en sus estudios por las influencias que sobre ellos ejercen los países de origen. La respuesta es que sí, existen esas influencias y actúan negativamente en el rendimiento académico de los escolares inmigrantes. Los hijos de inmigrantes procedentes de países políticamente inestables tienen un rendimiento académico más bajo que el de otros niños inmigrantes. Pero, en general, tanto este informe como el de PISA, reconoce que el gran peligro es que los colegios que tienen un alto porcentaje de inmigrantes cada vez ven como este número aumenta hasta convertirse en pocos cursos en colegios a los que solamente acuden inmigrantes.

El nivel de abandono escolar es bastante más alto y su porcentaje de ingreso en la universidad mucho más bajo. ¿Las soluciones? Estos estudios no aportan soluciones viables que no impliquen medidas autoritarias contrarias al derecho a la libre elección del centro de estudios, o bien inyección de fondos con dudosos resultados o ¬¬más bien con resultados voluntaristas como lo que implica “integrar la creciente diversidad de lenguas maternas y perspectivas culturales y desarrollar habilidades interculturales; cómo adaptar las capacidades de enseñanza o cómo estrechar los lazos con las familias y las comunidades inmigrantes”.

Pero hay algo todavía más increíble y muy difícil de interpretar: los alumnos de origen inmigrante de segunda generación obtienen peores resultados escolares que los de primera generación, cuando en principio debería de ser todo lo contrario, a medida que una comunidad inmigrante y todos sus miembros aumentan la permanencia en el país debería de producirse un fenómeno de integración progresivo.

Sin embargo, ocurre todo lo contrario: los inmigrantes de primera generación vienen a trabajar y se integran a través del trabajo, pero sus hijos, en cambio, quieren vivir como sus compañeros de clase autóctonos. Lamentablemente para ellos el trabajo realizado por inmigrantes es casi siempre por franjas salariales más bajas que los autóctonos e incluso antes del estallido de la crisis económica era un trabajo habitualmente precario y temporal por lo que la igualdad salarial con los autóctonos era imposible.

Es evidente, tal como señalaba el estudio, que “se aprecian indicios claros de una intensificación de la tendencia a la segregación en función de la situación socioeconómica, dado que los padres que gozan de una buena situación social tienden a retirar a sus hijos de los colegios con muchos alumnos inmigrantes”… claro que para ese viaje no hacían falta alforjas. Dicho de otra manera: el problema no tiene remedio porque la ventaja que aporta la inmigración y en la que reside su atractivo para la economía es precisamente porque tira a la baja de los salarios y acepta vender su fuerza de trabajo más barata que la autóctona. Ese es el único factor por el que se han orientado riadas migratorias hacia Europa: para bajar el valor de la fuerza de trabajo, para nada más.

Quienes planificaron los procesos migratorios eran perfectamente conscientes de que a la inmigración le esperaba ocupar el escalón socio-económico más bajo y si lo hicieron fue conscientemente para que, aumentando el flujo económico (el PIB) disminuyera la renta per cápita, aumentando paralelamente los beneficios de determinadas patronales (construcción y hostelería, especialmente).

En España el nivel de fracaso escolar entre la inmigración es alto. Mucho más alto que entre los alumnos autóctonos cuyo fracaso es superior a la media de la Unión Europea. En un informe publicado el 31 de enero de 2012 por la Comisaría Europea de Educación sobre las estadísticas de fracaso escolar en la UE muestran que cada año más de seis millones de jóvenes abandonan los estudios en la UE sin concluir la ESO, lo que a su vez comporta un gran obstáculo para el normal desarrollo económico y social. El informe explicaba que la situación se agrava en el caso de los jóvenes de origen extranjero, ya que hay una mayor concentración de fracaso escolar entre los inmigrantes, con unas tasas que doblan las de los nativos.

El 26% de los inmigrantes de los países de la UE de entre 18 y 24 años abandonan el sistema escolar sólo con el título de Primaria o habiendo cursado parte de la Secundaria, mientras que ese porcentaje se reduce al 13% entre los autóctonos, pero en España las cifras son muchísimo más altas: un 45% de los inmigrantes no concluyen sus estudios cuando el fracaso escolar es del 30% entre los alumnos autóctonos (teniendo solamente por delante a Malta y Portugal). El mayor porcentaje de abandono de los estudios a edades tempranas es en general mayor entre los inmigrantes que entre los nativos en prácticamente toda la UE. Todo esto se atribuye a las condiciones socioeconómicas familiares y las de adaptación entre los jóvenes extranjeros de entre 10 y 15 años. A nadie se le escapa el coste económico que supone para España el fracaso escolar: alumnos que reciben servicios gratuitos pero que no los aprovechan. El responsable de educación de la Unión Europea, Androulla Vassiliou definió este coste como “inasumible”.

Las explicaciones al fracaso escolar parecen no reconocer los factores culturales y se centran solamente sobre los económicos. No reconocen que los magrebíes, por ejemplo, apenas otorgan importancia a la educación, apenas ven rentable e interesante cualquier otra cosa que no sea el que sus hijos empiecen a trabajar inmediatamente y no atribuyen –dada su cultura fatalista- importancia a la formación. Y ante este factor no hay absolutamente nada que hacer: es como un muro ante el cual cualquier presupuesto, toda inyección de fondos, cualquier medida de discriminación positiva, son completamente inútiles e ineficaces. Véase por ejemplo la medida con que el Ayuntamiento de Barcelona intenta beneficiar a la inmigración.

A partir de 2012, Barcelona reserva en cada centro plazas escolares para hijos de inmigrantes. Los padres de alumnos que inscriban a sus hijos a partir del curso 2012-2013 podrán elegir entre doce centros (el doble que desde 2007), seis públicos y seis concertados. Además, el proceso de preinscripción es la reserva de plazas para alumnos inmigrantes tanto en escuelas públicas como concertadas. En cada clase deberán hacer dos plazas para alumnos con “necesidades educativas especiales”, es decir, para inmigrantes. Con ello se pretendía evitar las llamadas “escuelas gueto”, mayoritariamente públicas, donde el porcentaje de inmigrantes llega hasta el 95%. No se trata de un “regalo”, sino de una imposición. Si se considera, por ejemplo, que un alumno tiene una “condición social desfavorable” al desconocer el catalán y el castellano, podrá obligarse a los padres a que lo matriculen en otro centro donde existan plazas de reserva. Con ello se pretende ir equilibrando la distribución de estudiantes inmigrantes…

Lo que ocurrirá previsiblemente, es que en aquellos centros en donde hasta ahora la enseñanza no se veía ralentizada por la presencia de alumnos inmigrantes, a partir de ahora, empiecen a tener problemas por la inclusión de este alumnado. Una vez más el “mal de todos” se convertirá en el “consuelo de tontos”…

Pero como el que no se conforma es por que no quiere, fuentes de la Generalitat de Catalunya indicaron el 11 de octubre de 2011 que “El 75% de los niños inmigrantes de colegios públicos son culés”… así que ¿para qué preocuparse?

El curso 2011-2012

Al iniciarse el curso (con unas elecciones a la vuelta de la esquina y ante las que no era cuestión generar alarma social) se publicó lo que aparentemente era una noticia tranquilizadora: “El alumnado de origen inmigrante desciende”, un 6% en la Comunitat Valenciana (Levanta 02.11.11). Otros medios regionales difundieron la noticia en primera página. No era verdad. El descenso era tan leve que podía deberse no tanto a, como se sugería, que los inmigrantes estaban retornando, como al hecho de que miles de ellos habían dejado de ser inmigrantes para recibir la nacionalidad española. Por otra parte, la cuestión era: ¿cuántos de los alumnos considerados como “españoles” desde el punto de vista administrativo eran hijos de inmigrantes y por tanto, desde el punto de vista cultural tenían poco o nada que ver con la cultura, el Estado y la Nación españolas? De hecho, según el “ius solis” que en parte está vigente en la legislación española, basta con que un hijo de inmigrantes nazca en nuestro territorio para que al cabo de un año reciba la nacionalidad española… En Valencia, con un Partido Popular en el poder y un área de inmigración hasta hacía poco en manos del conseller Rafael Blasco, multiculturalista convencido y mundialista ferviente, la noticia debía divulgarse en su aspecto “tranquilizador”, a pesar que se tratara de una mentira estadística. En otras comunidades –como en La Rioja- nuevamente se volvió a asistir a un aumento de la presencia de alumnos inmigrantes en ese curso: un 3,5%. ¿Qué ocurría a nivel nacional? ¿cuál era la tendencia a principios del curso 2011-2012 cuando se preveía una inflexión de la situación política y el zapaterismo era evidente que iba a ser sustituido por el neoliberalismo del PP?

En el curso 2000-2001 apenas estaban matriculados 141.916 niños hijos de inmigrantes en las escuelas españolas. La mayoría de ellos habían llegado en la primera oleada de inmigración que se dio entre 1997 y 2000, durante la primera legislatura de José María Aznar. Parecían pocos, pero eran muchos si tenemos en cuenta que en aquel momento el número de inmigrantes presentes en el país estaba en torno al millón y que se tenía la sensación de que los inmigrantes que iban llegando eran sobre todo varones jóvenes en edad de trabajar. No era así: estaba llegando mano de obra poco cualificada e inmediatamente, una vez asentados, traían a sus familias. Pero eso se ocultada a la población porque, en la óptica de la época, generaba “alarma social”.

Si bien el año 2005 fue el que registró más llegadas de inmigrantes (fue el año de la “regularización masiva de febrero-mayo que regularizó a 600.000 ilegales y generó la entrada de 800.000 nuevos ilegales más desde que se anunció la medida en agosto de 2004 hasta que concluyó el año 2005) es significativo que el mayor aumento del número de inmigrantes en las aulas se produjera en el año 2001-2002: exactamente, 100.039 alumnos más. Esto da la razón a los que pensamos que el problema de la inmigración, contrariamente a la opinión latente en la sociedad española, no se inició durante el período de José Luis Rodríguez Zapatero, sino en el de José María Aznar. La única diferencia entre ambos era que Aznar defendía el flujo masivo de inmigrantes como forma para aumentar artificialmente el PIB y abaratar el precio de la mano de obra en la construcción, mientras que Zapatero era un partidario convencido de la multiculturalidad, el mestizaje y la ingeniería social.

Pues bien, desde el curso 2000-2001 hasta el curso 2010-11 la presencia de alumnos inmigrantes no ha dejado de crecer de 141.916 hasta los 770.384, tal como puede verse en el siguiente cuadro procedente del documento Datos y Cifras. Curso escolar 2011-2012, publicado por el Ministerio de Educación:

http://2.bp.blogspot.com/-EOG8De3oHM8/T7ZsIu9kGJI/AAAAAAAAAgY/JJmW7UyCUdQ/s1600/screenshot.3.pngç 

En cuanto al aumento del número de inmigrantes por niveles de enseñanza, el mismo documento aporta este cuadro:

http://4.bp.blogspot.com/-JtuF0bnnOU0/T7Zr8-ERgeI/AAAAAAAAAgQ/wQYDkZvitmg/s1600/screenshot.2.png

En este cuadro puede percibirse que el número de alumnos en Enseñanza Infantil (pre-escolar) aumentaron casi seis veces, mientras que los alumnos inmigrantes en Educación Primeria aumentaron casi cinco veces y los de bachillerado seis veces. El mayor aumento, sin embargo, se dio entre los alumnos de Formación Profesional: aumentó doce veces en apenas diez años…

Hasta el momento no se han publicado las cifras totales correspondientes al curso 2011-2012, si bien se disponen de cifras parciales publicadas por el Gobierno de la Comunidad Valenciana. Según este estudio, en la totalidad del Estado existen un 12,4% de alumnos procedentes de la inmigración. La cifra, en principio, no parece alarmante si tenemos en cuenta que existe un 15% de inmigración en la totalidad del país. Ahora bien… esta cifra es manifiestamente falta porque registra únicamente a niños y niñas matriculados en nuestras escuelas, de nacionalidad extranjera… ¡pero no a los hijos de inmigrantes que han nacido en España y que han recibido la nacionalidad en su primer cumpleaños constando administrativamente como “españoles”! Una vez más, la mentira estadística tiene como objeto minimizar el impacto de la inmigración.

Estadísticas como esta son las que permiten explicar que la inmigración está reduciéndose y que los inmigrantes están regresando a su país, algo completamente falso, torpe y mendaz. El estudio sostiene que en la Comunitat Valenciana, en el curso 2011-2012 el número de inmigrantes en las aulas se ha reducido un 5,8%, pero elude decir la nacionalidad de los padres (lo que permitiría ver el número real de hijos aportados por las familias inmigrantes, dato mucho más claro e interesante y definitivo). Sin embargo, ni siquiera manejando estos datos las cifras de inmigración tienen a la baja. El caso de La Rioja, por ejemplo, es paradigmático. Esta comunidad es la que cuenta con una mayor presencia inmigrante en las aulas (el 16,5%), seguido por Baleares (un 15,6%), mientras que Madrid (con el 13,4%) y Cataluña (con el 13%) están por detrás, hasta llegar a Murcia (12%) y Valencia (11,1%). La estadística queda completamente desvalorizada cuando insiste en que en el curso 2010-2011 la presencia inmigrante se redujo un 0’75%: cuando la estadística oficial del Ministerio, aun sin tener en cuenta los hijos de inmigrantes nacidos en España a los que se les ha hecho el regalo de la nacionalidad española, indicaba que el número de alumnos inmigrantes había aumentado en neto en 8.000 plazas…

Ahora bien, ¿qué ocurre en La Rioja que sin ser la comunidad con mayor número de inmigrantes residentes en su territorio, si en cambio, tiene al mayor número de alumnos procedentes de la inmigración? Es simple: buena parte de esos alumnos son de origen pakistaní, sin embargo sus padres ya no están en La Rioja, se han ido a cualquier otro destino (incluido su propio país de origen) para trabajar (a la vista de que aquí en España no hay trabajo), pero dejando a sus mujeres y a sus hijos en España, viviendo de subvenciones y subsidios y beneficiándose de un sistema asistencial (pagado por los ciudadanos autóctonos pero abierto a cualquiera que pase incluso accidentalmente por nuestro territorio nacional) desconocido en su país de origen. Dicho de otra manera, los pakistaníes han entendido que si de lo que se trataba era de trabajar, España no era el país más adecuado para ello, pero sí lo era para mantener aquí a sus mujeres e hijos con un grado de comunidad ausente en su propio país. En síntesis: nos quedamos con la inmigración pasiva y parasitaria, mientras que la inmigración activa se va a su país de origen. Este retorno no se publica en las estadísticas, para que conste que el padre está en paro en España, no se indica que haya retornado y se así su estado laboral cuenta para hacerlo acreedor de subvenciones y subsidios públicos… cuando en realidad están trabajando en su país de origen.

En realidad, la inmigración ha sido un fenómeno que nunca, ni durante el período Aznar cuando se originó el problema, ni durante el período Zapatero cuando estalló con toda su brutalidad especialmente a partir de la “regularización masiva”, ni durante el período Rajoy, cuando la inmigración constituye una de las principales causas del déficit del Estado, en ninguno de estos períodos ha estado bajo control, siempre ha estado desbocado y nunca ningún gobierno ha manifestado la más mínima intención en regularlo y disciplinarlo, sino todo lo contrario. Véase por ejemplo esta medida adoptada por Zapatero en su último período, cuando ya el déficit público era insoportable…
En el reglamento que desarrollaba la Ley de Extranjería, aprobado en 2010, se contemplaba el dar papeles a los inmigrantes cuyos hijos han nacido en España. Este requisito formaba parte de una nueva figura creada por el zapaterismo y denominada “arraigo familiar” mediante la cual se regularizará la situación de los padres de los menores con nacionalidad española, “siempre que el niño esté a cargo del progenitor/a y conviva con quien solicite la autorización”. Así mismo, el mismo reglamento “regularizaba” inmediatamente a las mujeres en situación de inmigración ilegal que hubieran sido víctimas de malos tratos… A nadie se le escapaba que esto era un coladero más urdido para regularizar al mayor número de inmigrantes (féminas) en el menor tiempo posible y, a partir de ese momento, se abría la veda para que cualquier mujer inmigrantes en situación de ilegalidad que quisiera ser regularizada inmediatamente presentando simplemente una denuncia por malos tratos… Luego, con no acudir al juicio, el supuesto maltratador sería absuelto pero la regularización ya no daría marcha atrás.
La cuestión más sorprendente es: ¿cómo es posible que un hijo “español” sirva para regularizar la situación de padres inmigrantes en situación de ilegalidad? Sencillo: porque al cabo de un año del nacimiento de ese hijo, administrativamente ya es considerado como español. Es como una pescadilla que se muerde la cola: inicialmente, la legislación zapateriana atribuye una discutible nacionalidad española en función de un “ius solis” y a despecho del “ius sanguinis”, y en una segunda etapa, dado que el hijo “es español” los padres deben serlo también… y por eso se cesa en su situación de ilegalidad y se les regulariza inmediatamente a pesar de que su perspectiva de futuro sea simplemente vivir de la caridad pública y del trabajo negro ante la imposibilidad de encontrar trabajo en un mercado laboral que permanecerá quebrado por tiempo indefinido.

La martingala para regularizar a ilegales dio con este reglamento una nueva vuelta de tuerca tan increíble y jurídicamente discutible como la que el zapaterismo había introducido en la reforma de la ley de inmigración con la figura de la “regularización por arraigo” en el que la vulneración de la ley de inmigración (que prescribía que la forma normal de acceder al permiso de trabajo y residencia en España era solicitarlo en el consulado español más próximo al lugar de origen) y el fraude (el entrar en España con visado turístico cuando en realidad se entraba con la intención de quedarse en nuestro país), se recompensaban con la regularización automática (por “arraigo”) al cabo de tres años (que fueron reducidos a dos en el Reglamento de Extranjería)… O como la vulneración y el fraude de ley se premiaban y estimulaban. La nueva figura de la “regularización familiar” iba en la misma dirección.

Pues bien, no existe ni una sola estadística del Ministerio de Educación en la que se alude a “hijos de inmigrantes” (que incluiría a los que habiendo nacido en España, una año después obtienen la nacionalidad española), en lugar de a “inmigrantes”. De ahí que seamos extremadamente cautos a la hora de valorar el porcentaje de niños de otras culturas presentes en nuestras aulas. Esto es lo que hace que se produzcan situaciones increíbles como la que muestra el siguiente recuadro en el que la Comunidad Autónoma en la que hay menos alumnado inmigrantes es… Ceuta con apenas un 3%.

http://2.bp.blogspot.com/-9M-K_ZlKGbw/T7ZrtmmlLuI/AAAAAAAAAgI/XqvLNBGw5Uo/s1600/screenshot.4.png

Cuando Ceuta es una de las comunidades que, simplemente por su ubicación geográfica, son más permeables a la inmigración y registran un mayor tránsito de inmigrantes, muchos de los cuales, especialmente magrebíes, se quedan a residir allí, pero eso sí, el número de inmigrantes en aquella comunidad es oficialmente el 4,5%… a pesar de ser una de las ciudades con más población de origen extranjero. No cuesta mucho, como vemos, engañar a las estadísticas.

De hecho, para percibir la importancia y el alcance de la inmigración en España y su impacto en las escuelas basta con aproximarse a cualquier colegio público, al azar, en cualquier lugar de la geografía española y ver los rostros de los padres que van a recoger a sus hijos. Se percibe con extrema facilidad que están muy por encima de ese 15% tan oficial como tranquilizador.

Por otra parte, hay que tener presente que no todos los niños inmigrantes están escolarizados. Casi el 40% de los magrebíes que vienen a España carecen completamente de formación y tampoco entienden que sus hijos necesiten formación académica para abrirse paso en el futuro. En cuanto a los hijos de los gitanos rumanos caracterizados por una gran movilidad, tampoco puede decirse qué porcentaje jamás ha acudido a una clase en territorio español. De ahí que podamos establecer que 770.000 alumnos inmigrantes en las escuelas españolas no sea en absoluto representativa del total de niños inmigrantes que se encuentran sobre nuestro territorio; para obtenerla habría que sumar los hijos de inmigrantes nacidos en España y nacionalizados españoles y los hijos de inmigrantes residentes en España que no han considerado necesario escolarizar a sus hijos. De ahí que, sin miedo a equivocarnos podemos decir que la cifra total de menores hijos de inmigrantes residentes en España se sitúe cómodamente por encima del 1.000.000.

Para aproximarnos un poco más a esta cifra deberemos establecer cuántos hijos de inmigrantes han nacido en España. Y tal es la próxima etapa de nuestro estudio.

 

Share

Artículo publicado por:

- que ha escrito 229 publicado el www.identitaria.es.


Contacta con el Autor

Deja un comentario

You must be conectado para publicar un comentario.

advert

Opinión

Ucrania

Ucrania

marzo 17th, 2014

Atendiendo las numerosas peticiones de retomar nuestros artículos de opinión y tras la cuarta victor[...]

Mónica Lora: Difamaciones publicadas respecto a la estelada del Parque de Bomberos de Mataró

Mónica Lora: Difamaciones publicadas respecto a la estelada del Parque de Bomberos de Mataró

octubre 2nd, 2013

Antes de todo , decir que es impresionante el boicot que sufrimos por parte de ciertos medios de[...]

Presupuestos miserables

Presupuestos miserables

octubre 1st, 2013

Ayer conocimos los Presupuestos Generales del Estado para el 2014. Hay quien todavía se sorprende [...]

La inmigración masiva , para nada es una oportunidad para Francia

La inmigración masiva , para nada es una oportunidad para Francia

julio 27th, 2013

(identitaria.es) El 24 de julio 2013 Meriguet Portavoz Vox Populi. Desde las ventanas rota[...]

El día de la Dignidad.

El día de la Dignidad.

abril 25th, 2013

No es que me haga gracia, pero no puedo impedir que se me levante el morrillo con cierto gesto burló[...]

Síguenos en Facebook

Videos

.

Chat

Activado para

Usuarios Registrados

en el Menú superior.